RESEÑA: Mascota - Akwaeke Emezi

 




Ficha técnica


Título: Mascota

Autore: Akwaeke Emezi

Traductore: Carla B. Estruch

Editorial: Crononauta

Saga: 

Tiene una precuela independiente

Bitter (en inglés)

Páginas: 180

Precio: 18'50€ / 7'40€

Año: 09/2022


Sinopsis

En la ciudad de Lucille ya no queda ningún monstruo, o eso les enseñan a los niños. Jam ha crecido con esta lección. Pero cuando conoce a Mascota, una criatura hecha de cuernos y colores y garras que surge de uno de los cuadros de su madre y de una gota de sangre, la joven deberá reconsiderar todas sus creencias, porque Mascota ha venido a cazar un monstruo. Jam deberá luchar para proteger a sus seres queridos y descubrir la verdad, pero ¿cómo vas a salvar el mundo de los monstruos si nadie reconoce que existen?


Mascota, de le escritore nigeriane Akwaeke Emezi, es una novela poética que mezcla la ciencia ficción con la fantasía para hablar sobre quiénes son los verdaderos monstruos en una sociedad aparentemente utópica.


Opinión personal


Tenía muchas ganas de leer una obra de Akaweke Emezi porque desde hace un par de años llamó mi atención cuando la mayoría de sus obras estaban inéditas en España. Por suerte, la situación de este autore nigeriane ha cambiado bastante ya que a partir de ahora mismo se puede encontrar Agua dulce, una novela autobiográfica de le autorey La muerte de Vivek Oji, obra realista. Estas dos novelas están editadas por consonni, la segunda llegará en unas semanas a librerías. Por último, podeis encontrar esta novela corta de fantasía ambientada en una aparente utopía con la edición de Crononauta y traducción de Carla Estruch.

Ya os he adelantado alguna cosilla de esta novela corta... así que empecemos a hablar de ella.


Mascota nos presenta a Jam, una chica trans que nunca ha conocido los monstruos. Desde su nacimiento conoce una Lucille (la ciudad en la que vive) sin el ambiente que hubo años atrás con los monstruos acechando a su alrededor. Fueron los ángeles, unas personas que tuvieron que tomar diferentes tipos de decisiones, algunas más oscuras que otras, para acabar con la corrupción de políticos y otras personas que querían aprovecharse del resto y acabar así con todos los monstruos que perturbaban al resto de la sociedad.

Sin embargo, aunque se dice que los monstruos han desaparecido y que Lucille es una aparente utopía... Jam descubrirá que quizá no le han contado todo cuando conoce al ser que ha salido del último cuadro que ha pintado su madre. Este ser es un monstruo que le asustó: con plumas, garras, cuernos y sin ojos. Pero después de la impresión este le dice que su nombre es Mascota y que ha salido del cuadro con su ayuda para realizar una misión importante: cazar un monstruo.

El problema es que ya nadie cree que existan monstruos en Lucille, y cuando tienes esa firme creencia, no los puedes ver. Jam debe ayudar a encontrar a ese monstruo y se ve motivada a hacerlo cuando Mascota le dice que ese monstruo está en casa de su mejor amigo, Redemption. Puede pensar que le ha engañado, ha buscado en su mente a su mejor amigo y le ha dicho lo primero que se le ha ocurrido para que no vuelva a meterle dentro de su cuadro... Pero al mismo tiempo está muy preocupada por él y querrá averiguar más. ¿Pero cómo se puede acabar con un monstruo cuando nadie quiere reconocer que aún existen?




Portada de Pet (edición en inglés de Make Me a World, 10 de septiembre de 2019)


Al igual que la aparente utopía que muestra, esta novela es aparentemente juvenil (para lo que suele pensar la mayoría de la gente para este público objetivo). Sigue siendo una obra juvenil, pero no penséis que es una obra de color de rosa, sino que a lo largo de la obra se nos habla de temas bastantes oscuros como es el abuso infantil y otros tipos de actos oscuros. 

Al mismo tiempo, le autore nos habla de la identidad y nos muestra a diferentes tipos de familias. Destaco precisamente a Jam, una chica trans que no tiene ningún problema cuando habla con sus padres sobre transicionar de género. Con estas luces y sombras, Emezi precisamente da en clavo en hablar de los monstruos porque no todos son los sacados de las películas de terror o de nuestras pesadillas. Muchas veces vivimos rodeados de monstruos. Hechos de carne y hueso. Y en cómo, aunque la sociedad intente hacerse creer que han desaparecido, siguen actuando en las sombras. La corrupción, la violencia... no desaparece así como así. Aunque no la percibas a simple vista, sigue existiendo.

Valoro mucho que haya varias capas tras la aparente inocencia porque los temas que toca están muy bien tratados por le autore y aunque la trama no tiene demasiada complejidad, sus personajes son muy reales y nos dan desde momentos completamente adorables hasta situaciones de lo más tensas. Es imposible no cogerle cariño a alguno de los personajes, sean los protagonistas o el resto de personas que le acompañan... Y Mascota la verdad es que le da un toque mucho más místico, más siniestro y no por ello carente de alma y nos deja un final arrollador. Al principio me costó diferenciar los pensamientos de Jam con el resto de la narración cuando interactua con Mascota, pero me acostumbré y puedo entender la decisión de le autore.


Con Mascota hay una novela más en nuestro mercado que no solo usa bien el lenguaje neutro, sino que tiene una representación variada al tener a muchas personas racializadas, varias de ellas usando lengua de signos y mostrando diferentes tipos de relaciones más allá de lo normativo. Por último, decir que la traducción de Carla B. Estruch, como es habitual en las obras de Crononauta, es muy buena y la edición está muy cuidada. 



En definitiva, Mascota es una novela corta de fantasía ambientada en una aparente utopía. En una ciudad en la que se ha dejado de creer en los monstruos, le autore nos cuenta que no es así, que no todos los monstruos son sacados de las pesadillas, sino que son de carne y hueso. Con unos personajes muy reales y un toque de fantasía muy interesante, Akwaeke Emezi ha escrito una obra que debería llegar a tantos niños y adolescentes como sea posible.

Publicar un comentario

0 Comentarios