RESEÑA: Concierto en sol menor - Laura S. Maquilón

 


Ficha técnica


Título: Concierto en sol menor

Autora: Laura S. Maquilón

Editorial: Crononauta

Páginas: 280

Precio: 16€ (papel) / 6,4€ (digital)

Año: 04/2022



Sinopsis


El infierno de Dak-ho empezó cuando se quedó solo y el mundo lo sentenció por ser diferente.


El de Xenia, cuando las radiaciones del agujero de gusano en el que nació transformaron su cuerpo.


La estación de Gran Futuro se ha convertido en una cárcel para ambes, pero cuando se encuentran conciben un plan real para escapar. Para conseguirlo, el mestizo y la criatura cósmica deberán superar el abismo que les separa y pagar un alto precio. Llegado el momento, ¿elegirán violencia o perdón? ¿Su sacrificio será suficiente para alcanzar la libertad que ansían?


Opinión personal


Laura S. Maquilón es una autora tanto de fantasía como de ciencia ficción y he podido leerla en varias ocasiones y en diversos formatos de historia. He disfrutado mucho de sus relatos como los que tiene en SuperSonic #15 e Iridiscencia como de sus novelas cortas Izahi a tus hijas (descatalogada, pero podéis conseguir El pasado es un cazador paciente). De hecho, de la primera novela corta que nombro podéis leer mi reseña aquí. Tanto en sus historias como fuera de ellas, hay un espíritu de denuncia y también el de explorar nuevos horizontes. En muchas de sus historias ambos aparecen, y también es el caso de Concierto en sol menor

Desde el anuncio de su publicación tenía muchas ganas de leer una historia nueva suya porque con las anteriores no solo había disfrutado, también me han hecho reflexionar y encontrarme elementos, personajes y perspectivas variadas. En esta última obra se nota mucho la evolución de la autora y también varias de las autoras que han influenciado a la autora, pero de eso hablaremos después de unos cuantos párrafos. Primero quiero presentaros a sus personajes protagonistas.


Concierto en sol menor cuenta la historia de Dak-ho, un joven mitad humano y mitad kitani que se encuentra prisionero en una estación espacial llamada Gran Futuro, junto a una variedad de seres a los que quieren recluir y experimentar con elles. Tras perder tanto a su padre como a su madre, el mestizo va a parar a esa estación y aunque sea mitad humano, sus dos pares de ojos, su piel dura y el casco de quitina hacen que el resto olviden su humanidad, por lo que en ese tiempo a él se han arrebatado y, con ello, le ha guardado mucho rencor tanto a la humanidad, que le consideran un monstruo por su parte kitani, como a esa sociedad de la que viene pero no conoce en absoluto.

El camino de Dak-ho se cruza con el de Xenia por pura casualidad, y desde ese momento a ambes se les cruza la posibilidad de la salvación, de ver al fin luz después de tanta oscuridad. Pero no será una tarea fácil. Xenia también ha sido prisionera en Gran futuro y aunque a primera vista es una ekinospa, una especie que usan para viajar por el espacio ya que puede absorber la radiación y convertirlo en oxígeno y una fuente de energía, también tiene algo que les ha hecho a la estación el deseo de experimentar con ella.

Escapar es una misión aún más dificil cuando tras la estación espacial se encuentra la inmensidad de un espacio lleno de gente con prejuicios. No saben si en otro lugar también se les seguirá tratando como monstruos. Y cuando has estado tanto tiempo siendo tratado como uno de ellos, es muy dificil liberarse de ese dolor y ese rencor. Para escapar de todo eso no solo tendrán que huir de allí, también plantearse sus deseos de venganza y reflexionar si existe alguna otra manera de seguir viviendo. 



Xenia, de Concierto en sol menor, arte de Laura Soriano


En esta novela hay varios personajes importantes, ya os he nombrado tanto a Dak-ho como a Xenia, pero no son los únicos que aparecen en Concierto en sol menor, aunque quizá son los que de los que más os puedo hablar para no contar más de lo necesario de esta historia.

Dak-ho es un mestizo mitad humano, mitad kitani, como os decía. Siempre se ha encontrado entre esos dos mundos diferentes, pero nunca a gusto con ninguno. Al principio, pudo tener una infancia feliz gracias a su madre. Pero después de perderla a ella después de la muerte de su padre, no tiene lugar a dónde ir y acaba en la estación espacial de Gran Futuro. Dak-ho ha sido probablemente mi personaje favorito porque me he podido sentir muy identificado y por lo entrañable que es y lo fácil que es empatizar con él.

Xenia es el otro personaje al que he presentado al principio de la reseña. Aunque Dak-ho sea el personaje que más me ha conquistado, Xenia es sin duda el más sorprendente y original. Como con Dak-ho, Laura también pone el foco en la experimentación, pero a diferencia del mestizo, Xenia es un personaje mucho más gris. 

Además de poder viajar por los confines del universo como si fuera una nave espacial biológica transportando a gente gracias a la energía y oxígeno que consigue de la radiación, también cuenta con una matriz donde puede percibir los pensamientos de los pasajeros y recrear esas imágenes y sentimientos que anhelas. Hay mucho más de esa cualidad de la que me gustaría hablar, pero prefiero dejar que descubráis eso por vosotres mismes. Sin duda es algo que me ha impactado e interesado.


«A veces no importa lo que seas. Solo importa en lo que te convierten, en lo que quieren que seas. Y, si no lo eres, te machacan hasta que lo consiguen o te rindes.»

Cita de Concierto en sol menor


Hay más personajes que estos dos y que conocerán a lo largo de su viaje, pero no quiero hablar de ellos para dejar que los conozcáis y forméis una opinión de elles. Sin duda, la autora ha contado una historia que te pueden recordar a otras como la trilogía Binti, de Nnedi Okorafor (publicada en esta misma editorial, podéis leer mis reseñas aquí), la trilogía Xenogénesis de Octavia E. Butler y a otras autoras con esos elementos en varias de sus obras, como es el caso de Aliette de Bodard. 

Pero aún con esas influencias, Laura mantiene un estilo propio brutal e intimista al mismo tiempo y como en otras de sus historias, el peso recae en esas relaciones de personajes, en toda la carga emocional que llevan a rastras y en esos temas de los que invita a reflexionar a lo largo de la novela. Algunos que ya he mencionado y otros como la maternidad. Después de leer varias de sus obras, puedo decir que esta es la más madura de ellas y que muestra una voz y unos elementos muy interesantes. Se nota el trabajo que hay detrás de la obra y el que ha habido detrás de la publicación en sí, y sigo profundamente admirado por su uso del lenguaje no binario directo. 

Cada vez se pueden ver más obras en las que se usa el lenguaje no binario (algunas que ya he recomendado como Se buscan mujeres sensatas, de Sarah Gailey, o Las mareas negras del cielo, de Neon Yang) y ojalá dejemos de ser una excepción porque las personas no binarias no solo existen. Sus voces importan.


Alisha Cambar, otro de los personajes principales. Ilustración de Laura Soriano


Como no quiero contar mucho más de la trama de la novela (porque si no pierde todo lo bueno que me resultó el nivel de descubrimiento que fui realizando a lo largo de la lectura), solo puedo recomendaros esta y otras historias de este Waraverso que ha creado la autora como Desconexión, que he mencionado al principio, o Acordes de Warakum, que se encuentra en el Matreon de Crononauta. 


En definitiva, Concierto en sol menor es un canto a la libertad. Con unos personajes muy interesantes, Laura S. Maquilón crea unas relaciones entre ellos en esta space opera que la vuelven intimista sin perder ni un ápice de la denuncia que hay detrás. El estilo de la autora es ágil, los personajes están muy bien trabajados y su mundo es muy interesante. Ojalá más historias de este universo, y si puede ser, alguna más de estos personajes.


Puedes hacerte con Concierto en sol menor aquí. O en tu librería favorita


Otras reseñas:

In the Nevernever

Boy With Letters

ConsuLeo

Publicar un comentario

0 Comentarios