El bingo de rechazos, o cómo acabar cosas mejora tu escritura

Esta es la primera entrada que publico en este rincón escritoril después del inicio de 2018 así que, ¡feliz año!*

Me propusieron empezar el año hablando de mis propósitos escritores pero soy de los que piensan que da mala suerte hablar demasiado de sus proyectos así que simplemente os resumo eso con que quiero escribir muchas cosas durante este año. Lo haré poco a poco para no sobresaturarme, pero tengo muchas ganas de hacerlo (y estoy haciéndolo).


bullet journal para escritores


Después de esa introducción que no le interesa a nadie, confirmo que ya he roto el hielo así que vamos más al grano. Hoy he venido a hablaros de mi libro Luna de Plutón el bingo de rechazos y de cómo puede serviros para mejorar como escritores (aunque lo podéis adaptar a muchos otros ámbitos) ¿Pero Arturo, qué es eso? Básicamente es una forma de contabilizar los rechazos.

Pero Arturo, ¿estás loco? Los rechazos son rechazos, no pueden ser algo bueno...


Arturo, te prohíbo poner más memes en esta entrada...



LA IMPORTANCIA DE LOS RECHAZOS


Teniendo en cuenta lo negativo que soy, es sorprendente que haya sabido encontrarle el lado positivo a los rechazos de editoriales, de certámenes... Aunque bueno, todo esto es en parte gracias al grupo escritoril del que me he visto rodeado.

A finales del año pasado hablé aquí de mi 2017 en cuanto a la escritura y comenté que empecé a participar en certámenes de relato. No os voy a mentir diciendo que no me costaba sudor y lágrimas mandar un correo entregando el relato, pero en esos momentos me recordaba lo orgulloso que estaba de mí mismo por haber acabado algo y mandarlo a gente de fuera de mi entorno. Esas son mis formas de no autoboicotearme, vosotros tendréis las vuestras.

Y si, me he puesto a hablar en esta época de los rechazos es porque este año me ha dado el venazo y he mandado ya unas cuantas historias a diferentes certámenes (creo que he escrito más relatos en mes y medio que durante los últimos seis meses de 2017).
Me seleccionarán o no, eso no lo decido yo. Pero la verdad es que desde que tengo otro punto de vista sobre los rechazos (al menos sobre los escritoriles) ya no me cabreo tanto conmigo mismo después de ver que no me han escogido.

Porque si rechazan tu historia en un certamen puede ser por:

a) Has tenido mala suerte. 
b) Que la historia no encaje del todo con lo que buscaban.
c) Que puede que a la persona que te haya leído no le guste tu estilo. (Y esto no quiere decir que tu estilo sea malo).
d) Y un millón de cosas más que no tienen nada que ver con que seas un mal escritor, así que no te fustigues. 


Una de las cosas bonitas de los relatos es que por lo general sueles acabarlos mucho más rápido que una novellette o una novela. Y en mi opinión eso trae dos cosas positivas relacionadas:


  • Estás acabando cosas.
  • Estás mejorando tu escritura.



Me explico. Veo a muchas personas queriendo empezar a escribir con una saga que lo revolucionará todo. Y no digo que eso este mal, que conste. Yo empecé así y acabé totalmente quemado al ver un resultado mediocre que me había costado mucho tiempo realizar. 
Sin embargo, unos relatos te pueden gustar más que otros al acabarlos (sí, no siempre escribirás algo mejor que lo anterior) y observando mi trabajo he visto una evolución perceptible. ¿Eso quiere decir que le pase a todo el mundo? Pues no, pero escribir relato también puede ser la oportunidad de probar una nueva estructura literaria, una nueva documentación sin que esta sea eterna... Hay muchas posibilidades en el relato, aunque este sea tan menospreciado en comparación a la novela.

Uno de los mejores consejos que creo que me han dado es «Escribe sin preocuparte por lo que puedan decir de ti». Porque desde ese momento supe que no le puedo gustar a todo el mundo ya sea por mi estilo, por los géneros literarios que escribo, por mis personajes, por mis diferentes formas de narración... De igual forma en que a mí no me gusta todo lo que leo. 
Sé que es difícil admitir esto, pero creo que es importante tenerlo en la cabeza si quieres escribir o si eres una persona cuyo trabajo está expuesto a una opinión ajena


Y ahora bien, ¡vayamos a lo que probablemente os interese más!



EL BINGO DE RECHAZOS


Desde que me empezó a importar más no ser tan desastre, me he vuelto un adicto (en el sentido más sano de la palabra) al Bullet Journal**. Por si no sabéis lo que es, es un método de organización en el que te puedes hacer tu propia agenda con cualquier cuaderno, libreta, o lo que quieras. Pues bien, gracias a Lulu y a La Maldición del Escritor descubrí una forma de coleccionar rechazos que también puede llegar a ser muy creativa. 

Aquí os dejo una idea de lo que será mi bingo de rechazos de 2018 (¡no tardaré mucho en recibir un rechazo y quiero anotarlo cuando ocurra!):


Cómo afrontar rechazos para escritores
Me dieron una idea de hacerlo de Pokémon pero como me gusta inspirarme
y no copiar, aquí tenéis la idea. Si queréis bingos más bonitos, entrad aquí


Si os ha gustado esta entrada, os alegrará saber que habrá más entradas relacionadas a como enfoco yo el bullet journaling en cuanto a la escritura (la verdad es que me encanta hablar de las cosas a las que estoy aficionado). 
Y si os ha gustado, pero no por lo del Bullet Journal, también me alegro. Hablar del rechazo me parecía algo muy importante porque creo que hay que mantener una relación sana con todo lo posible que esté en nuestras vidas. Y si es algo que consideras tu trabajo, es aún más importante.


¡Nos veremos por aquí la próxima vez que quiera compartir algo!


* Espero que sepáis "perdonar" lo desastre que soy por no haber publicado nada desde finales de 2017.
** Aunque lo parezca, no me pagan por hablar del Bullet Journal. Ya me gustaría a mí que lo hicieran. Y sí, me gustaría mucho más crear algo que aficione tanto a la gente. Tampoco me pagan por hablar de Pokémon.

0 comentarios:

Publicar un comentario